Tipos de puerta cortafuegos y su mantenimiento

En recintos que son visitados por multitudes como los centros comerciales, estadios, aeropuertos, entre otros, las puertas cortafuegos se usan como medida o herramienta para evitar la propagación de incendios y ayudan a la evacuación rápida de estas edificaciones por alguna emergencia. Para esta labor, cuentan con una división interna que sirve como barrera para aguantar el fuego y separarlo de las áreas a las que no se ha propagado. Si no logra resistir el incendio, lo retrasa y los individuos podrán tener mayor margen de tiempo para evacuar el recinto.

En la actualidad, se pueden conseguir primordialmente a dos tipos de puertas. Una de estas es la puerta de hoja, que se construye con un par de chapas de acero, rellenadas con lana de roca, elemento fundamental en su fabricación porque esta conseguirá que las altas temperaturas no logren llegar de una chapa a la otra. Por eso, se consigue que la puerta resista al fuego de una manera eficiente.

Hay otras puertas cortafuego que se hacen con materiales galvanizados, las cuales deben ser instaladas de acuerdo a las dimensiones de la apertura que debe ser cubierta. También, pueden resistir al fuego de buena forma.

¿Cómo se efectúa el mantenimiento de una puerta cortafuegos?

El proceso de fabricación de estos productos, involucra estándares de calidad muy altos, lo que conlleva a que el mantenimiento de las puertas cortafuegos sea riguroso. De esta forma, se puede decir que este tipo de puertas tienen que ser cuidadas frecuentemente, con la finalidad que funcionen correctamente en caso de un siniestro, buscando que cada uno de los elementos que la conformen, estén en óptimo estado. Todas las puertas cortafuegos, tienen que poseer un sistema de cierre, para que cierren completamente cuando se requiera.

En el momento que se haga una evaluación precisa del estado en que se encuentre una puerta cortafuegos, se debe constatar que no presente alguna abolladura, golpe, rotura, fractura, descuelgue y deformación de su superficie. Cada componente de la puerta, debe permanecer en el mejor estado posible.

Otra de las cosas en la que hay que enfocarse al revisar la puerta, son las bisagras, cerraduras, vidrios, manivelas y cierrapuertas, así como a las juntas intumescentes y anti-pánicos. En caso que se encuentre algún inconveniente con estas piezas, se debe solventar con la mayor celeridad posible. La capacidad de cierre automático es fundamental para el buen funcionamiento de esta clase de puertas y con el propósito de estar seguros que las mismas funcionan a cabalidad, el cerrajero Mislata 24 horas debe revisar si hay algún obstáculo que obstruya el movimiento de apertura o cierre de la puerta y la velocidad con la que esta hace ambas acciones, al igual que si el marco y la hoja están ajustados. Se procura que todo sea perfecto, ya que algún fallo, generaría daños cuantiosos.

Cuando se hace mantenimiento a las puertas cortafuegos, se deben usar piezas originales de la casa matriz de este producto, sin importar su precio, porque es necesario que la puerta funcione de manera normal, sin problema alguno. Su vida útil es de aproximadamente 20 años.